Breve guía para desenmascarar a los hombres tóxicos

Mann_der_Zukunft
Fuente: Wikimedia

Para elegir pareja, comenzar una amistad o mantener una estrecha relación de trabajo, lo mejor es no tentar a la suerte como en los divertidos juegos de casino y tener un par de cosas claras. Tras muchos rostros sonrientes se esconden los llamados hombres tóxicos, personas con una masculinidad mal entendida que a buen seguro te traerán más de un quebradero de cabeza. Aprende a identificarlos aquí y procura alejarlos de tu vida.

La polémica está servida

Hace pocos meses, la empresa Gilette lanzaba al mundo un anuncio que rompía con toda su estrategia de marketing anterior. En este vídeo promocional se hacía una reflexión sobre la masculinidad tóxica y la necesidad de acabar con los comportamientos que la mantienen viva.

Gillete, que obtiene la mayor parte de sus ingresos de la venta de accesorios de belleza para hombres, arriesga mucho con ello, ya que asume las tesis del movimiento MeToo y pone a muchos hombres frente al espejo para que se den cuenta de que mantienen un comportamiento que para nada es beneficioso para las personas que tienen a su alrededor.

El final del spot anima a luchar contra estas conductas tóxicas porque “los niños que están viendo esto serán los hombres del futuro”, algo que seguro que ha hecho reflexionar a más de uno.

Sin embargo, la campaña no ha estado exenta de polémica, y es que colectivos enteros de hombres se han visto atacados injustamente por parte de la multinacional. Con todo, puede que sean los mismos que se han ofendido los que más señalados quedan por parte de los anunciantes y, por lo tanto, los que más tendrían que pensar en su comportamiento.

Por todo ello, lo mejor es que aprendamos a identificar a los hombres tóxicos en cualquier contexto, algo que seguro que es la mejor inversión para la felicidad de cualquiera en el futuro.

¿Qué es un hombre tóxico?

Aquí queremos hacer una advertencia. Lo normal al hablar de hombres que resultan tóxicos es hacerlo en el contexto de una relación sentimental. Sin embargo, queremos ampliar un poco más la definición y enfocarlo también a otros ámbitos como la amistad o las relaciones laborales.

Si te fijas en las características que vamos a darte aquí, verás que todas ellas son perjudiciales sin importar el tipo de relación del que estemos hablando. Por supuesto, todas las implicaciones negativas aumentan en una relación de pareja, aunque tampoco es nada conveniente tener cerca un hombre de este tipo en el trabajo o como amigo.

Pues bien, un hombre tóxico es ese tipo de persona que roba nuestra energía, nos hace sentir mal por sin importar los sentimientos que tengamos y, en pocas palabras, coarta nuestra libertad poco a poco con estrategias en las que nunca dará la cara.

A veces es posible sentirse sin defensas ante este tipo de personas, e incluso puede llegar a darse el caso de una identificación con la persona tóxica que tenemos delante. Por supuesto, al comienzo de una relación todo esto pasa desapercibido.

Ahora que acaba de pasar San Valentín, por ejemplo, puede que hayas conocido a un hombre que te ha cautivado en una primera cita. Sin embargo, estate bien pendiente de todo lo que sucederá en las semanas venideras para saber si estás ante un hombre tóxico, ya que estos saben camuflarse muy bien en los primeros momentos de la relación y no tendrán problemas para manipular tus sentimientos.

¿Cómo se puede identificar a un hombre tóxico?

Hay varias formas de identificar a este tipo de personas. Una de las principales es analizar tu propio comportamiento después de haber pasado un rato con él o cuando está ausente durante un tiempo significativo.

Si la persona con la que mantienes una relación no es tóxica en absoluto, lo normal es que te sientas segura a su lado, apoyada y que salgas de cada cita o momento juntos con una actitud positiva y optimista de cara al futuro. ¿Sucede lo contrario? Entonces es más que posible que te estés embarcando en una relación tóxica que no te va a traer más que problemas y que deberías cortar desde el primer momento.

Pero, según la experta Lillian Glass, hay otra forma de identificar a los hombres tóxicos. Esta no tiene que ver contigo y sí con analizar el comportamiento de la persona que tienes delante, ya que hay rasgos que pueden delatarlos con toda facilidad.

Pequeños detalles como el no mover las manos al hablar, el mantener la mirada fija y el rostro vacío de expresión o el romper continuamente el contacto visual tienen que ser tomados con la mayor de las precauciones. Estos son síntomas de una persona que está escondiendo algo y no es sincera en absoluto, por lo que ahí puedes tener unos cuantos indicios para comprender que lo que tienes delante no es el hombre que va a potenciar tus facultades en absoluto.

En definitiva, los hombres tóxicos siguen presentes en muchos ámbitos. Con todo lo que hemos contado es posible identificarlos, y es que no hay nada peor que tener a este tipo de personas cerca si lo que quieres es realizarte y desarrollar todo tu potencial.